Los golpes de calor en los gatos

Los gatos también pueden sufrir golpes de calor, y el riego es especialmente alto durante el verano y los días de calor, pudiendo afectar de manera negativa a su salud.

Al igual que ocurre con los perros, los gatos no sudan, y su sistema termorregulador, no es tan eficaz como lo es el de los humanos, por ello en días de fuerte calor pueden sufrir hipertermia.

golpe calor gato

Los golpes de calor suponen un riesgo para los gatos

La temperatura normal de un gato (tomada por el recto) está entre los 38º y 39º. Si se supera esta temperatura, es signo de que algo no está bien. Pueden ser distintas las causas que influyan en el aumento de la temperatura corporal del gato, no obstante, si aparece alguno de estos síntomas, es probable que se trate de un golpe de calor:

  • Respiración acelerada o dificultades para respirar.
  • Temblores
  • Vómitos
  • Aumento del ritmo cardíaco.
  • Cambio de color de las mucosas (las encías se tornan azuladas)
  • Cianosis o cambio de color de la piel a un tono azulado debido a la falta de oxígeno.
  • Excesiva salivación.

Lo mejor para evitar que el gato sufra un golpe de calor es la prevención, por ello es importante recordar lo que no se debe hacer, en especial los días de calor.

  • No dejar al gato encerrado bajo el sol, especialmente en espacios pequeños.
  • Disponer de un lugar a la sombra en el que el animal pueda comer y beber.
  • Facilitar agua limpia y fresca siempre.
  • No raparle el pelo, actúa como protección, lo que sí se puede hacer es recortarlo un poco en caso de que sea de pelo largo.

Como veis, la prevención es fácil, no obstante, si aunque se tomaran todas las medidas sospecháramos que puede haberse visto afectado, es importante que:

  • Llevarlo a un lugar fresco.
  • No intentar bajarle la temperatura de golpe, a de ser algo gradual.
  • Humedecerle ligeramente la boca.
  • Usar trapos húmedos con agua fresca para aplicarlos en cuello, cabeza, patas, etc., pero nunca envolverle por completo.
  • Controlar su temperatura.
  • Acudir al veterinario lo antes posible o llamarle para que pueda indicar como seguir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *