Glaucoma, una enfermedad silenciosa que también afecta a los perros

El glaucoma, al igual que ocurre en los humanos, en una enfermedad que afecta a los ojos y que puede llegar a ocasionar la perdida total de visión de los perros si no se detecta a tiempo, a consecuencia del daño progresivo que sufre el nervio óptico. La gran problemática en torno a esta patología es que, en sus estadios iniciales, suele ser asintomática, con lo que en muchas ocasiones cuando se detecta, está en estadios avanzados y el perro puede haber visto muy disminuido su campo de visión. Es por ello que es llamada una enfermedad silenciosa.

glaucoma en perros

El glaucoma es una enfermedad ocular que también afecta a perros

Actualmente esta enfermedad ocular, ni en humanos ni en veterinaria, tiene cura, pero si es posible frenarla para que los afectados no pierdan por completo la vista.

En líneas generales, los perros afectados por glaucoma, soportan una acumulación de líquidos denominados humor acuoso, que lleva a un aumento de la presión intraocular, hecho acelerará la degeneración del nervio óptico del perro, al igual que el de la retina.

Entre los síntomas más habituales (que cuando empiezan a ser patentes la enfermedad suele estar avanzada), están:

  • Aspecto nublado de los ojos o halo azulado,
  • Sensibilidad en los ojos, especialmente en ambientes muy iluminados.
  • Dolor de cabeza y de ojos.
  • Dificultad de localización espacio-temporal: caminar con dificultad, golpes contra objetos, etc.

El glaucoma en los perros puede aparecer debido a causas genéticas o anatómicas, este es conocido como glaucoma primario, o surgir tras un traumatismo, o enfermedad, que en este caso se denomina glaucoma secundario.

¿Cómo puedo evitar que un perro con glaucoma pierda mucha o la totalidad de la visión?

Actualmente sólo se puede actuar frente a esta enfermedad con una detección precoz que permita empezar cuanto antes con el tratamiento más indicado, y para ello es conveniente realizar revisiones oftalmológicas periódicas a los perros con especialistas veterinarios. Recuerda, el tiempo en casos como estos, es oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *