Gato con deformidad en la nariz que dificulta la respiración

Son distintas las Asociaciones protectoras de animales que se ponen en contacto con nosotros para valorar la situación de algunos casos extremos, especialmente entre perros y gatos, que han sido abandonados o maltratados, este es el caso de FIFI.

 

Fifi, paciente de nuestros hospital veterinario

Fifi es una gata que fue rescatada en la calle, había sido abandonada y muy probablemente un factor que desencadenaría este hecho, fue la deformidad genética que padecía y que le impedía respirar por la nariz.

Afortunadamente una familia de acogida se hizo cargo de ella con la ayuda del «Refugio de Casas-Ibañez» de Albacete, quienes contactaron con nuestro equipo para que pudiéramos valorar el alcance de la lesión.

Al llegar a nuestro hospital veterinario, pudimos comprobar que el gato tenía serios problemas respiratorios, pero para determinar el diagnóstico exacto de Fifi, era indispensable realizarle un TAC.

Tras la realización del TAC pudimos determinar que la paciente sufría una estenosis nasal y nasofaríngea por las que deberá ser intervenida para poder despejar su conducto respiratorio y que pueda respirar sin problemas.

El equipo de anestesia veterinaria de Valencia Sur, se pone manos a la obra. Teresa Mangas dirigirá una complicada anestesia debido al tamaño del paciente y la zona que iba a ser intervenida, mientras que Jorge Llinás, especialista en cirugía maxilofacial, dirigirá al equipo de cirujanos en una complicada intervención.

Tras una hora de intervención, el Dr. Jorge Llinás pudo despejar el conducto finalizando así esta operación.

Fifi permaneció un tiempo recuperándose en cuidados intensivos, y pronto podría volver de nuevo con su familia de acogida.

Este es el caso de FIFI:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *