Solución quirúrgica para una hernia cervical en un perro: el caso de Ariel

Las hernias cervicales en perros son enfermedades degenerativas que afectan a los discos intervertebrales pudiéndoles causar además de dolor, problemas más o menos graves para caminar, pero no sólo eso, esta patología también acabará afectando a su estado de ánimo al no poder el paciente, cubrir por si sólo muchas de sus necesidades. Por desgracia es más frecuente de lo que se llega a pensar en los perros.

Ariel_ perra afectada por una hernia discal cervical

Ariel, paciente del hospital veterinario Valencia Sur

Este es el caso de Ariel, quien llegó hasta nuestro hospital para que el servicio de neurología veterinaria pudiera visitarlo debido a que presentaba serios problemas para caminar.

Tras una primera exploración, no se evidenciaba ningún posible problema que estuviera afectando a la movilidad de la paciente, pero lo que no cabía la menor duda es que estaba experimentando un dolor intenso. Así que para determinar que le estaba causando estos síntomas a Ariel, el equipo tomó la decisión de realizarle un TAC cervical sin contraste en el que se pudo ver qué le pasaba.

El Dr. Alfredo Recio encontró un material hiperatenuante justo entre un espacio intervertebral de aspecto sólido y que comprimía una parte de la médula espinal. El diagnostico por tanto era una hernia discal cervical de la cual debería ser intervenida para poder recuperarse y volver a su estado anterior.

El Dr. Alfredo Recio, nos explica en este vídeo como se abordaría la cirugía a la que se iba a someter Ariel para eliminar el material que comprimía la médula.

Los Drs. Manuel Alamán, como parte del servicio de anestesia veterinaria, Christian Gómez y Alfredo Regio, ambos del equipo de neurología y neurocirugía, serían los responsables de llevar a cabo esta operación, la cual es una intervención sumamente delicada, y que una vez más consiguen ejecutar con éxito.

A la finalización de la misma Ariel fue trasladada a la UCI para estar en observación, y tras unos minutos, despertó. Sólo necesitó un par de días más de hospitalización para prevenir posibles complicaciones de la cirugía antes de volver a casa con su familia por su propio pie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *