Tumores nasales en el perro

Los tumores nasales en perros suponen, aproximadamente, entre el 1-2% de los casos de que llegan hasta Valencia Sur y suelen aparecer de manera más frecuente en perros dolicocéfalos (de hocico alargado) o en perros de edad avanzada (generalmente, a partir de los 7 años), y entre los signos clínicos más frecuentes están la descarga nasal o la epistaxis.

tumor nasal en perros

Asia, paciente de Valencia Sur afectado por un tumor nasal 

Como en cualquier tipo de tumor, el diagnóstico temprano es muy importante. De cada 4 casos que llegan hasta el Hospital Veterinario Valencia Sur, por desgracia sólo 1 llega en un momento adecuado para poder afrontar una cirugía. La mayoría de los tumores nasales diagnosticados son malignos, carcinomas o sarcomas, y por eso se debe actuar muy rápido.

Tal y como apunta el Dr. Jorge Llinás, es muy importante que cuando se tiene una histopatología tomada por rinoscopia y que no cuadra con las imágenes del TAC, se debe tomar una muestra más concluyente de mayor tamaño. Este es el motivo por el cual, cuando llega un paciente con sospecha de tumor nasal se recomiende la realización de ambas pruebas diagnósticas y en función del resultado hacer un consenso.

En el caso de los tumores nasales en perros es muy importante estadiarlos. Entre el primer estadio se considera el ideal para intervenir, el segundo y el tercero son la mayoría de los casos que llegan hasta el hospital veterinario y hay posibilidad de cirugía, y el cuarto ya no es habitual operarlo.

Para estadiarlo necesitamos saber si está afectando a la lámina cribiforme, y con una serie de criterios como si hay afección de una cavidad nasal o de ambas, si hay rotura del hueso palatino, o rotura del hueso nasal, si hay afección periorbitaria, si afecta a los senos nasales y paranasales, y por supuesto si está afectando a la cribiforme, que será el único caso en el que normalmente desaconsejaremos la cirugía.

Puesto que la cirugía levantando el tapete nasal es bastante invasiva y muy agresiva, y en la mayoría de los casos será paliativa, nosotros proponemos una alternativa que es la rinotomía dorsal, ayudándonos del puerto de entrada de la cavidad nasal, utilizando con el rinoscopio un láser de diodo. De esta manera conseguimos el vaciado unilateral o completo de la cavidad nasal y controlaremos el sangrado.

Mediante esta técnica conseguimos una recuperación muy rápida y se mejora la calidad de vida del paciente, y en algunos casos con resultados espectacularmente positivos.

En resumen, los tumores de la cavidad nasal en perros, se pueden abordar médica y quirúrgicamente.

Desde aquí puedes ver el vídeo completo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *