Reconstrucción maxilofacial de un perro: la historia de Leslie

En Valencia Sur somos expertos en cirugía maxilofacial. El Dr. Jorge Llinás es uno de los mejores cirujanos es este campo y reconocido tanto en España como en otros países, motivo por el cual, frente a casos extremadamente difíciles, se ponen en contacto con nuestro hospital veterinario buscando soluciones para pacientes que en primera instancia, lo tienen difícil. Este es el caso de Leslie.

Leslie es una perra que llegó remitida por el Dr. Isidor Mollá desde su clínica de Benissa. La paciente además de labio leporino, presentaba una deformidad que según parecía podría ser congénita, en la que tal y como nos cuenta el Dr. Jorge Llinás, su cavidad nasal se interrumpía y estaba independiente del conducto nasal como es normal en un perro, quedando totalmente separada y provocándole una incapacidad para respirar por la nariz. Este hecho la había llevado a que fuera abandonada.

Reconstrucción maxilofacial de un perro la historia de Leslie 1

Lesli, la perra intervenida por el equipo de cirugía maxilofacial del Hospital Veterinario Valencia Sur

Para corregir esta deformidad, el equipo de cirugía veterinaria maxilofacial tuvo que practicarle una intervención extremadamente compleja realizándole un abordaje por la parte de abajo, llevando una parte de la premaxila porque al no poder respirar por la nariz la paciente había desarrollado una fístula en premaxila, es decir, en la parte superior de la boca entre el labio y los dientes a través de la cual trataba de coger el aire. Debido a esto, esta zona estaba muy infectada y dañada como se comprobó tras realizarle un TAC.

Para la reconstrucción de la cavidad nasal, el equipo de cirujanos de Valencia Sur hizo un conducto que permitiese volverlas a comunicar.

La cirugía fue un éxito y durante los días que Leslie permaneció ingresada en nuestro hospital veterinario comprobamos que estaba respirando muy bien.

A los pocos días, el servicio de ambulancia veterinaria la llevó de nuevo hasta Benissa, ya recuperada y donde le esperaba una nueva vida por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *