Los perros también sufren golpes de calor

Los perros también pueden sufrir golpes de calor; y hay que decir que pueden ser muy peligrosos e incluso poner en riesgo su vida. No es una broma, de hecho 1 de cada 3 perros que lo sufren, mueren.

Los perros son especialmente vulnerables al calor —debido, en grandes rasgos, a su dificultad para sudar— y esto hace que les sea más difícil perder la temperatura sobrante, lo que convierte a las altas temperaturas del verano en un factor de alto riesgo para nuestros amigos.

Los perros también sufren golpes de calor 1

Los golpes de calor son muy peligrosos para la salud de los perros

Hay otras partes de su cuerpo que, cuando el perro empieza a sentir calor, se activan para intentar rebajar la temperatura corporal (por ejemplo la lengua que, junto al jadeo, también refuerza la refrigeración). No obstante, hay ocasiones en las que no es suficiente.

¿Cómo sabemos si un perro está sufriendo un golpe de calor?

Las señales más evidentes son:

  • Jadeo excesivo y muy rápido.
  • También es probable que lo notemos como agotado y sin ganas de moverse, esto puede ser causa de que haya perdido fuerzas.
  • Además, puedes fijarte en el color de sus las mucosas de la piel ya que, cuando el perro sufre un golpe de calor, se tornan más oscuras y azuladas.
  • La salivación también se torna excesiva.
  • La temperatura del perro puede subir a más de 42.

Y en casos que se presentan graves:

  • Pueden llegar a convulsionar e iniciar un episodio de vómitos

Pueden aparecer otros síntomas; no obstante, para los propietarios de las mascotas, estos son los más fáciles de detectar.

Entonces, si sospechamos que nuestro perro puede estar sufriendo un golpe de calor, ante todo siempre se debe mantener la calma y, si tenemos cerca un veterinario, llevarle hasta a él. Recuerda que, si no estás cerca, siempre puedes llamar al Hospital Veterinario para que, en caso de que no sepas cómo actuar, te guíen hasta que puedas llevarlo al hospital. Mientras tanto, para intentar estabilizarlo, podemos:

  • Retirarle del sol y de los lugares donde haga calor.
  • Facilitarle agua limpia y relativamente fresca (pero no demasiado, porque podría empeorar considerablemente la situación).
  • Refrescarle con agua la cabeza, axilas y barriga cuidadosamente, sin excesos.

Es importante que tengamos en cuenta que no debemos sumergirlo en agua helada.

Los perros también sufren golpes de calor 2

Mantener hidratado a tu perro ayuda a prevenir los golpes de calor

Frente a un golpe de calor no hay nada mejor que la prevención (paseos fuera de las horas de más calor, una adecuada hidratación, no dejarlos encerrados en los coches, etc); no obstante, si crees que tu perro podría estar afectado por un golpe de calor, no lo dudes: en Valencia Sur estamos abiertos las 24h del día cualquier día del año y haremos todo lo posible para que se ponga bien.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *