Halitosis en perros, ¿a qué puede ser debido?

Es bastante frecuente la consulta de las familias acerca del mal aliento de los perros, ya que son bastantes quienes la padecen y en la mayoría de situaciones no es para preocuparse. No obstante hoy vamos a repasar en líneas generales algunas de las causas que pueden producir la halitosis en un perro.

Halitosis en perros a que puede ser debido 1

La halitosis canina causa malestar a las familias de las mascotas

  • La alimentación del perro.

La alimentación que se le está proporcionando al animal puede ser responsable del mal olor del aliento, mayormente asociado al consumo de alimentos húmedos como por ejemplo los pates o incluso, “comida de humanos”. Esto se debe a que la descomposición bacteriana al comer este tipo de comida, es más alta. El secreto está en proporcionar una dieta equilibrada y además en la que no falte la calidad. La dieta seca es la más recomendada.

Halitosis en perros a que puede ser debido 2

El tipo de alimentación del perro puede ser causante de mal aliento

  • La inadecuada higiene bucal.

No hay dudas, frente a una incorrecta higiene bucal de un perro, la probabilidad de que le huela mal el aliento aumenta. Para evitar que esta sea la causa se recomienda un lavado semanal de dientes o proporcionarle sticks dentales, además de facilitarle juguetes para morder ya que aumenta la salivación y esta previene la aparición de sarro o favorece su desprendimiento.

  • Otro tipo de enfermedades.

Sí, también pueden ser causa de la halitosis en perros otro tipo de enfermedades que pueden ser más o menos graves. Entre las más habituales se pueden citar gingivitis, periodontitis, o incluso tumores si están afectando a la cavidad bucal, u otras patologías localizadas fuera de la misma como diabetes, problemas digestivos o incluso una insuficiencia renal.

Teniendo en cuenta todo esto, frente a una situación de halitosis canina que perdura, lo recomendable es acudir a vuestro veterinario de confianza para que pueda valorarlo y tratarlo o aconsejaros cómo proceder, y si se trata uno de uno de los casos más graves, derivarlo al hospital veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *