Esterilización por el método de laparoscopia

La laparoscopia es una técnica de mínima invasión que permite la visualización de las estructuras de la cavidad abdominal mediante la inserción de gas.

Para esta técnica, se introducen dos puertos en el paciente (llamados trocares), a través de los cuales se introducen las herramientas necesarias. Uno de ellos se utiliza para introducir la óptica (la cámara que nos permitirá la visualización) y, a través del otro, introducimos las herramientas que necesitaremos en función del procedimiento a realizar (termoselladores vasculares, pinzas, tijeras…).

Mediante esta técnica, con la que se pueden realizar esterilizaciones y biopsias, entre otros procedimientos, obtenemos una recuperación más rápida del paciente y además suele tener un porcentaje bajo de complicaciones.  Esto es posible básicamente porque, con la laparoscopia, reducimos el tamaño de la incisión y, por tanto, se reduce el tiempo de recuperación, así como las complicaciones postquirúrgicas.

La laparoscopia es una alternativa a las terapias tradicionales utilizada para esterilizar a las hembras felinas o caninas que ofrece muchas ventajas:

  • La recuperación tras este tipo de intervención es mucho más rápida y tiene menos complicaciones.
  • Las incisiones que se realizan durante esta intervención son mínimas (de entre 3 y 5 mm), por lo que no deja apenas cicatrices.
  • Al ser las cicatrices de mucho menor tamaño, disminuye la necesidad del uso de collares isabelino, mallas o similares.
  • Elimina la necesidad de reposo en los pacientes, algo muy difícil de conseguir en nuestras mascotas tras la cirugía.
  • No requiere tratamientos médicos después de la cirugía.

Cualquiera que sea el método por el que se vaya a realizar el procedimiento de esterilización, implicará una anestesia general, por lo que el paciente deberá someterse a una analítica previa.

Beneficios de la esterilización

La esterilización de nuestras mascotas es un procedimiento habitual y recomendable cuando no van a criar, ya que proporciona una gran cantidad de beneficios:

  • Supresión del celo.
  • Desaparición de montas no deseadas.
  • Desaparición del manchado por sangrado.
  • Disminución de orines incontrolados.
  • Eliminación de la ansiedad.
  • Desaparición de posibles embarazos psicológicos.
  • Eliminación de aullidos continuos, que pueden persistir durante muchos días o incluso semanas.

Además, reduciremos la probabilidad y en algunos casos evitaremos la aparición de patologías que aparecen con frecuencia, como por ejemplo:

  • Tumores ováricos.
  • Piometras uterinas.
  • Tumores uterinos.
  • La mayoría de los tumores mamarios.