Cirugía veterinaria: colocación de una prótesis de rodilla

El servicio de traumatología y ortopedia veterinaria de Valencia Sur está encabezado por el Dr. Antonio Cañadillas, quien posee una amplia experiencia en este campo además de impartir formación en distintos Masters y cursos, y participar como ponente en varios Congresos tanto nacionales como internacionales.

A lo largo del año, son muchos los pacientes que llegan hasta nuestro Hospital Veterinario para ser tratados por nuestro equipo, remitidos por distintos compañeros de Clínicas Veterinarias. Este es el caso de Kiko, un longevo Yorkshire que tiene problemas de rodilla.

kiko

Kiko, yorkshire al que se le realizó una cirugía para la colocación parcial de una prótesis de rodilla

A su llegada a Valencia Sur, se le repiten algunas pruebas de diagnóstico por imagen para confirmar el diagnóstico y programar la cirugía que necesitará Kiko. Una vez analizado el caso, el Dr. Antonio Cañadillas se sienta con la familia del paciente para explicar la situación actual y cuál es el procedimiento quirúrgico que se pretende llevar a cabo.

Mediante la cirugía veterinaria se sustituirá parte de la rodilla por una prótesis metálica la cual permitirá a Kiko volver a hacer una vida normal sin que la rodilla le cause molestias y dolor.

La cirugía sin embargo, no está exenta de riesgos, especialmente debido a la anestesia y a la avanzada edad del paciente, y por la duración de la intervención.

El equipo de anestesia veterinaria de Valencia Sur, está acostumbrado a tratar con este tipo de situaciones y encabezado por la Dr. Teresa Mangas, aporta a cada intervención mucha experiencia y seguridad.

Durante la cirugía, los cirujanos encargados de llevarla a cabo, eligieron la prótesis teniendo en cuenta el tamaño del paciente y seguidamente se puso la base sobre la que se colocaría esta, tal y como se puede apreciar en el vídeo.

A la finalización de la cirugía veterinaria para la colocación de la prótesis de rodilla, se comprueban mediante radiografía los resultados de la misma, los cuales confirman que son los esperados. Por último se trasladó a Kiko a la UCI veterinaria para controlar el despertar y al poco tiempo este pudo reunirse con su familia. En breve empezaría su recuperación y sus sesiones de rehabilitación.

Este tipo de cirugía es todo un avance que permite a los perros afectados llevar una vida normal de nuevo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *