Amadarico, el galgo abandonado diagnosticado de quilotorax

Son frecuentes las noticias relacionadas con el abandono o maltrato de los galgos una vez finalizada la temporada de caza. Muchos de ellos viven una situación realmente triste.

Hasta nuestro Hospital Veterinario Valencia Sur llegó Amadarico. Esta es la historia de un galgo que tras ser abandonado tuvo la suerte de que la Asociación Galgos de la Mancha le rescatase, comprobándose de inmediato que el perro perdía peso y tenía muchas dificultades para respirar.

amadarico

Amadarico, el galgo abandonado y diagnosticado de quilotorax, paciente de nuestro Hospital Veterinario

La causa que provocaba que Amadarico presentase estas dificultades que perjudicaban su estado de salud fue una acumulación de líquido quiloso en la cavidad torácica, es decir, el diagnóstico del paciente fue de un quilotorax.

A su llegada a Valencia Sur se tomó la decisión de que el equipo de diagnóstico por imagen le realizará un TAC al perro para determinar cuáles eran sus posibilidades. Antes de proceder a realizárselo se procedió a su sedación para colocarle un drenaje torácico mediante el cual se extrajo el quilo y ya cuando se le pudo practicar, se consiguió precisar el diagnóstico y descartar otras posibles causas como podría ser que el paciente tuviera un tumor torácico.

Una vez confirmado el diagnóstico, Amadarico permaneció en el hospital ya que se le debía practicar una cirugía. Dos días después, se le dio nata para tomar ya que esta permitiría dilatar el conducto torácico antes de la intervención y mejoraría su visualización durante el transcurso de la misma.

Amadarico llegó a Valencia Sur muy débil, un hecho que convertía esta cirugía veterinaria en más complicada todavía y que además debía realizarse en el menor tiempo posible, ya que la vida de Amadarico dependía de ello.

Jorque Llinás y el equipo de cirugía fueron los encargados de llevar a cabo esta intervención de extrema gravedad durante la que realizaron un abordaje por el décimo espacio intercostal derecho. La técnica utilizada fue la de ligadura en bloque del conducto torácico y pese a la enorme dificultad, tras finalizar la operación, el equipo estaba muy satisfecho. La cirugía había sido un éxito.

A los pocos días de que se le realizara la cirugía en Valencia Sur, Amadarico ya no producía quilo y empezó a ganar peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *